“No llego ni a principio de mes”: el drama del ex “Gran Hermano” que trabaja en el Estado y vive de changas

Cultura y Espectáculos 01 de julio de 2021 Por Redacción
Gran hermano foto archivo
Alejandro Iglesias ingresó a Gran Hermano en 2011. (Foto: archivo).

En 2011, Alejandro Iglesias ingresó a la casa de Gran Hermano con una historia que conmovió a todos. Necesitaba ganar el premio mayor para poder hacerse una operación de reasignación de sexo. “Se trata de una prótesis por mi trastorno de disforia de género. Es muy cara”, explicó en ese momento.

Aunque no resultó ganador, con el tiempo pudo ingresar al quirófano y luego hacer su DNI masculino, algo muy importante para él. Hace años que está alejado de los medios, pero ahora reapareció para contar que vive una dramática situación económica.

Desde 2015 trabaja en un área del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, pero el sueldo que recibe no le alcanza para vivir. “Siempre trato de no ser negativo pero no llego ni a principio de mes. Salí varias veces a hacer changas, repartos. Tengo un autito y me puse a hacer repartos para Mercado Libre, viajecitos particulares pero ahora lo dejé porque la calle te vuelve loco, es terrible”, expresó en una nota con Mitre Live.

El calvario se incrementó cuando en una de las entregas chocó su vehículo: “El arreglo me sale más caro que todo lo que gané en un año. La verdad que no se llega, nos cansamos de pelear, las personas trans que somos estatales tenemos sueldos muy bajos porque no tenemos formación académica. En mi oficina somos veinte personas y son todos con título, y están ganando el doble que yo, y es un área de Diversidad Sexual”.

Por último, sostuvo que el trabajo extra que hace solo le sirve para un día de comida. “Mañana haré otra cosa. Y así el sueldo, siempre es para pagar impuestos y no llegás. Lo económico está jodido, no te deja de dar nervios y ataques de hígado cuando no llegás ni a fin de mes pero tenés que respirar hondo y decir por lo menos estamos vivos”, concluyó.

En 2016, durante una entrevista con Pronto, Alejandro detalló cómo fue la cirugía de cambio de sexo. Allí relató que conoció a una mujer que trabajaba en Presidencia y que fue quien lo ayudó a iniciar el trámite por el pedido de la prótesis peneana.

“Se trata de una prótesis de tres componentes. Por un lado los testículos, por el otro dos tubitos que simulan los cavernosos para la erección. Luego se colocan otros dos que permiten la actividad sexual. Desde que me desperté de la cirugía duermo con la sonrisa en la cara. Me siento feliz. Aunque todo el procedimiento valía 67 mil pesos, Silvina Batakis, la ministra de Economía de Buenos Aires, destrabó mi expediente a través de Daniel Scioli. Me operaron de forma gratuita en el Hospital Gutiérrez de La Plata”, detalló.

Fuente: tn.com.ar

Te puede interesar