El infierno de una víctima de pornovenganza: volvieron a viralizar sus fotos íntimas

Policiales 15 de junio de 2021 Por Redacción
caso de pornovenganza
El calvario de Paula Sánchez Frega.

Paula Sánchez Frega vive un calvario desde hace cuatro años luego de que su ex pareja, Patricio Pioli, filtrara videos y fotos tomados en la intimidad. La influencer y el tatuador habían mantenido a penas ocho meses de relación sentimental, pero fue suficiente para convertir la vida de la joven en, según sus palabras, “un infierno que no termina más” y la atormenta hasta el día de hoy.

El pasado jueves, Pioli se convirtió en el primer condenado por lo que comunmente se conoce como pornovenganza, aunque esa figura todavía no esta contemplada en la ley argentina. Tecnicamente, el tatuador  recibió una pena por los delitos de coacción y lesiones leves.  El fallo histórico en nuestro país ordenó la “destrucción” de los elementos utilizados para el delito. Sin embargo, esta medida no alcanza a las fotos y los videos que ya fueron difundidos.

Tras la resolución del tribunal,  la victima decidió expresar su descontento a través de su cuenta de  Instagram, donde rechazó la medida que dicta mantener en prisión domiciliaria a su expareja hasta tanto quede firme la condena de cinco años de prisión efectiva.

La queja de Paula fue dirigida a @secretariadejusticialr: “Sacando las restricciones de pandemia, ¿cuántos años más voy a tener que estar encerrada con mi ex violento suelto? prisión efectiva en La Rioja es un chiste. No quieran quedar bien en los medios, cuando hacen todo como el culo y después están con juicios de femicidas por no hacer nada”, sentenció la joven en su cuenta de Instagram que a los pocos minutos fue inhabilitada.

En comunicación telefónica con el sitio Tn.com.ar la joven contó que el sábado realizó el posteo refiriéndose a la sentencia y que su abogado la llamó para comunicarle que le habían pedido desde la justicia que retire el último posteo de su cuenta, pero cuando quiso entrar en la misma se encontró con que había sido denunciada e inhabilitada.

“La cuenta de Instagram la tengo desde 2016 y nunca me pasó. Yo quise entrar y el sistema me dice que la cuenta está inhabilitada. Los que no se dan cuenta quienes denunciaron mi cuenta de instagram es que yo con la cuenta trabajo, tenía trabajos pendientes, es mi herramienta de laburo. Hacía promociones de ropa, de lencería, todo lo que me criticaron y juzgaron por mis fotos que sinceramente no me interesa”, afirmó Paula.

Completó su descargo al sostener: “Trabajo para un cirujano plástico haciendo publicidad, eso Instagram lo permite. Lo cierto es que perdí muchos trabajos que hago por redes sociales. Tuve que activar otra cuenta con el usuario @fregapaula para poder empezar a recuperar mi trabajo. Creo que se trata de personas que denunciaron mi cuenta, gente resentida como lo es mi expareja. Evidentemente les molesta que hable, en esa cuenta yo tenía también muchísimos periodistas, por lo cual cada vez que yo ponía algo eso se replicaba en algún lugar y les vino bastante bien para que tenga que callarme, es una vergüenza lo que me hicieron.” manifestó la joven. 

“En La Rioja los jueces deberían haber mandado a Pioli a la cárcel a esperar que quede firme la sentencia. Tengo miedo pero trato de no salir y estoy todo el día encerrada. En todo este tiempo salí una sola vez. Tengo miedo de que venga me rompa la una puerta, me rompa una ventana, entre y hagan algo con mi gato, porque él lo maltrataba. Por eso no puedo tampoco salir”. concluyó.

Finalmente, Paula comentó que pudo comprobar que sus fotos íntimas con Pioli se siguieron viralizando en un grupo de chat de Telegram en el que ella tuvo que ingresar y advertirles a los que compartían el material que denunció la situación ante “Cibercrímen Argentina”.

Te puede interesar