En el deporte la celiaquía no es ningún impedimento

Deportes 05 de mayo de 2021 Por Solana Villagrán Barrionuevo
El fútbol y el tenis tienen a dos de sus principales figuras que no pueden consumir gluten.
Djokovich
Novak Djokovic en plena competencia comenzaba a sentir síntomas de la enfermedad.

Año 2010, Open de Australia, en la cancha 1 esta Novak Djokovic y el francés Jo-Wilfried Tsonga. El serbio juega el partido con un profundo malestar en el estómago, el juego de detiene porque Djokovic se ve obligado, en consecuencia a su dolor, a devolver al costado de la cancha de superficie dura.

Días después, estudios mediante, “Nole”, fue diagnosticado como celíaco. Condición que le obligó a cambiar drásticamente su dieta siendo uno de los deportistas de elite más importante en 2010 y que lo continúa siendo hoy en 2021. Asesorado por nutricionistas, dejó el gluten y comenzó a modificar su dieta lo que llevó a la mejor etapa de su carrera. Al respecto la Lic. en nutrición, Agustina Ramón Rintoul, señaló: “la alimentación por celiaquía no tiene porque afectar al rendimiento deportivo si se siguen manteniendo los niveles de macro y micro nutrientes adecuados”.

Ramón Runtoul, es especialista en nutrición deportiva, al ser consultada sobre cómo es la dinámica con un deportista celíaco indico que “más allá de tener los cuidados necesarios, por ejemplo, no mezclarle la botella de hidratación; darle geles, barritas, energizante o proteínas que serán sin gluten . Si se debe tener muchísimo cuidado durante los viajes, en los hoteles, pero después de eso el deportista no tiene ningún problema en su rendimiento”.

rakitic

Novak Djokovic, es celíaco al igual que  Ivan Rakitic quien lo descubrió cerca de los 30 años, brillando en el Barcelona. Al igual que el serbio, el croata señaló que el cambio en su alimentación lo ayudó a brillar en el Camp Nou y con la camiseta de su selección.

En una nota con el diario español Marca, el actual medio campista del Sevilla decía: “tuve un poco de suerte. En un análisis me salió que era celíaco, que no podía comer con gluten. Me pasaba muchas veces que después de los partidos me sentía bastante mal, inflado. Y no me recuperaba tan bien. Desde que cambié me recupero mucho mejor, más fácil. El intestino no me da ningún problema. De entrada, me parecía que no era tan importante, pero cuando lo probé me di cuenta de que había acertado”.

Hoy, 5 de mayo, día de la celiaquía es importante no olvidar que por cada nuevo celíaco hay dos personas quedan sin diagnosticar y que ante la duda consultar al médico. Un diagnóstico puede cambiar las cosas para bien.

Te puede interesar