Para San Martín, la sexta fue la vencida

Deportes 19 de abril de 2021 Por Redacción
Los de Ciudadela ganaron el primer partido del torneo.
IMG-20210419-WA0017
Volvió al triunfo.

Un viejo refrán dice: “la tercera es la vencida”. Proverbio que se refiera a que en el tercer interno se logrará el objetivo buscado. El presente torneo para San Martín fue a excepción a la regla, el primer triunfo llegó en la actual fecha, la sexta.

Las estadísticas estaban en contra, señalaban que hacía 25 años los Bolívar y Pellegrini no cantaban victoria en Mataderos. Pero los números son solo número y el fútbol se define en la cancha. A los 10 minutos del segundo tiempo, Marcelo Estigarribia, consiguió abrir el marcador y hacer el único gol del encuentro. Fruto de un cabezazo preciso que hizo vibrar a la red del arquero del “Torito”, Alan Minaglia. El 9 supo sacarse la mufa que no lo dejó gritar “¡gol!” a los 27’ del primer tiempo cuando tras un pase de Emiliano Purita quedó solo frente al arco y la tiró desviada.

A las 14hs. la pelota comenzó a rodar y el encuentro se percibía parejo hasta la primera llegada de Nueva Chicago. Pase a pase se notó a los tucumanos mejor posicionados. A solamente 10 minutos del inicio del partido Rafael Barrios, vio la roja frente a su cara dejando al local con un hombre menos restan 80’ de juego. A consecuencia del planchazo que le efectuó al volante central de San Martín, Gustavo Abregú.

El grito de gol que llegó a los 10’ del segundo tiempo no fue solo un vibrar de festejo más bien fue en desahogo para Estigarribia y para todo el plantel. Los 35’ que restaban del encuentro no fueron simples para los de Ciudadela, Nueva Chicago buscó el empate hasta la última jugada al minuto 49 cuando tras un tiro libre, en el área que protege Ignacio Arce, dejó a uno de los delanteros locales solo frente al arco, este desvió la pelota que salió despedida por arriba del travesaño. A continuación, el árbitro del encuentro, Yael Falcón Pérez, alzó el brazo y tocó el silbato, el partido en Mataderos había terminado y San Martín había logrado el objetivo: sumar de a 3.

El festejó con olorcito a desahogo se trasladó hasta el vestuario donde el platel con canticos celebró el sacarse la mufa y reencontrarse, tras 13 partidos, con la victoria.

Te puede interesar