La Ministra de Salud de Tucumán tiene un lazo de parentesco con la responsable del laboratorio por el que se vacunaron dos hijos de Gandur

Tucumán 13/03/2021 Por José Inesta
laboratoriocace 2

El 27 de febrero Periódico Móvil realizó una investigación periodística que derivó en una publicación donde se daba cuenta que el Secretario de Estado, el abogado José Antonio Gandur (h) y el economista Javier Gustavo Gandur, que tienen 39 y 38 años respectivamente, accedieron a las dosis de vacunación que el Ministerio de Salud de la provincia de Tucumán había destinado para trabajadores sanitarios del sector privado. (Ver Un Secretario de Estado de Tucumán se vacunó como parte del personal de un laboratorio privado).

A partir de esta investigación y a los pocos días, se conoció que la mayoría de los integrantes de la familia Gandur que trabajan en el Estado tucumano se encontraban inoculados. Así es cómo en diferentes publicaciones del diario La Gaceta de Tucumán, de la mano de la periodista especializada Irene Benito, se puso de manifiesto que al menos José Atonio Gandur, Secretario de Estado del Ministerio de Desarrollo Social, Javier Gandur con un cargo de Director en el Ministerio de Economía, Marina Gandur Jefa de departamento del Siprosa y la comunicadora Iliana Emilce Gandur todos ellos hijos de José Gandur (P) Secretario Administrativo del Siprosa, incluido el mismo, en este caso por ser mayor de 70 años, están vacunados con ambas dosis para protección en contra del virus del Covid19. En todos los casos desde el Ministerio de Salud de la provincia justificaron el procedimiento y el motivo por el cual cada uno de los Gandur se encontraban ya inoculados con ambas dosis.

No deja de llamar la atención que tanto José Antonio cómo Javier Gandur siendo funcionarios del Gobernador Juan Manzur, aparecen inoculados como parte del plantel de un laboratorio que pertenece a la esposa de uno de ellos. Mucho más teniendo en cuenta que la mayoría de los Ministros y Ministras del gabinete del ejecutivo y el mismo Gobernador tampoco figuran en la lista de vacunados y, según pudo chequear este medio, salvo el ministro de economía Jarvich, inoculado dentro de los turnos para mayores de 70, ningún otro funcionario del Ejecutivo Tucumano. 

En una publicación de La Gaceta de Tucumán, diario centenario que se edita en nuestra provincia, se confirma que "Un parentesco liga a Chahla con la familia Gandur" . 

La ministra es prima de Chaila, propietaria de la empresa CACE y consuegra del secretario del Siprosa, Gandur.

Según esta investigación, una publicación en redes sociales expuso la nueva pista en el caso de la familia de funcionarios públicos del Gobierno de Juan Manzur que accedió a la vacuna contra la covid-19. Esa información, consigna que la ministra de Salud y autoridad de aplicación de las inyecciones en la provincia, Rossana Chahla, es prima de la bioquímica Zulema Chaila, propietaria del Centro de Análisis Clínicos y Especializados (CACE) que permitió la inoculación de dos de los cuatro hijos de José Antonio Gandur, secretario administrativo contable del Sistema Provincial de Salud (Siprosa). Estos dos funcionarios, el abogado José Antonio Gandur (h) y el economista Javier Gustavo Gandur, que tienen 39 y 38 años respectivamente, accedieron a las dosis que Chahla había destinado para la protección de los trabajadores sanitarios del sector privado.

De acuerdo a la información, Benito sostiene que Chaila es consuegra de José Antonio Gandur (p) y suegra de José Antonio Gandur (h). Consultadas al respecto, ni Chahla ni Chaila hicieron comentarios. También permanecieron en silencio los Gandur, que se mantienen en esta posición desde finales de febrero, cuando comenzó el desarrollo de esta historia de vacunación polémica que acumula varios capítulos.

Ante la consulta de Periódico Móvil con autoridades del Ministerio de Salud de Tucumán de si era correcto que José Gandur (h), integrante del Poder Ejecutivo como Secretario de Estado del Ministerio de Desarrollo social, accediera a la vacuna por medio de un listado como staff del laboratorio de un familiar, contestaron que por ser miembro de un laboratorio privado y parte de ese listado le correspondía la vacuna. Días después la propia Ministra confirmó a los medios “para nosotros (él) entró como miembro del sistema privado de salud privado, no como funcionario público. Cada empresa o entidad hizo sus pedidos de vacunas por medio de un expediente administrativo”.

 

José Inesta

Periodista tucumano. Productor audiovisual.

Newsletter