El número de estadounidenses muertos por la COVID-19 se acerca a la suma de sus muertos en combate en la Primera y Segunda Guerras Mundiales y Vietnam

Mundo 22/02/2021 Por Redacción 1
Con la cifra de 500.000 muertos por SARS-CoV-2, Estados Unidos se aproxima a la suma de los soldados que perecieron en combate en las dos guerras mundiales y Vietnam.
merlin_182563602_e49bb8b3-7c20-4d09-ba0d-60b1e7d63751-superJumbo
Biden inauguró un "Memorial" por las 400.000 vidas perdidas por el coronavirus en los Estados Unidos. Al día siguiente de su investidura, el presidente dijo que las proyecciones apuntaban a que "el número de muertos superará los 500.000" en febrero. Foto Todd Heisler / The New York Times

Estados Unidos alcanzó un hito asombroso este lunes 22 de enero, al superar las 500.000 muertes por la pandemia de SARS-CoV-2 que dura casi un año. La cantidad total de infectados en ese país es la más alta que en cualquier otro. Ha superado con creces las primeras predicciones de pérdidas de algunos expertos federales. Y significa que el número de estadounidenses muertos a causa de la COVID-19 se acerca peligrosamente a la de los soldados que perecieron en combate durante la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam juntas.

"La magnitud es simplemente espantosa", dijo Jeffrey Shaman, profesor de ciencias de la salud ambiental en la Universidad de Columbia que ha modelado la propagación del virus y dice que las pérdidas no fueron inevitables, sino el resultado de la falla en el control del virus al propagarse en los Estados Unidos. "Ha sido un fracaso", dijo.

Estados Unidos representa alrededor del 20 por ciento de las muertes por COVID-19 conocidas en el mundo, pero representa solo el 4,25 por ciento de la población mundial.

Aproximadamente uno de cada 670 estadounidenses ha muerto de COVID-19, que se ha convertido en una de las principales causas de muerte en este país, junto con las enfermedades cardíacas y el cáncer, y ha reducido la esperanza de vida de forma más pronunciada que en décadas. Las pérdidas, monumentales para el país, han sido enormes para los familiares y amigos de los 500.000 fallecidos.

"Nunca desaparece", dijo el reverendo Ezra Jones de Chicago sobre su dolor por su tío, Moses Jones, quien murió a causa del coronavirus en abril.

El hito, de significado desgarrador, se produce en medio de noticias esperanzadoras: los nuevos casos y las muertes se han desacelerado drásticamente, y la distribución de vacunas se ha acelerado gradualmente.
Pero persiste la incertidumbre sobre las variantes emergentes del virus, algunas más contagiosas y posiblemente más letales, por lo que pueden pasar meses antes de que la pandemia esté contenida. Los científicos dicen que la curva del número de muertos en Estados Unidos dependerá de la velocidad de aplicación de las vacunas, los efectos de las variantes del virus y qué tan pronto se adhieran las personas a pautas como el uso de barbijos y el distanciamiento social.

En los primeros días de la pandemia, el Dr. Anthony S. Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, y la Dra. Deborah L. Birx, quien coordinaba la respuesta al coronavirus en ese momento, proyectaron en marzo pasado que incluso con estrictas órdenes de quedarse en casa, el virus podría matar hasta 240.000 estadounidenses, un número que parecía inalcanzable en ese momento."Por muy aleccionador que sea el número, debemos estar preparados para ello", dijo Fauci entonces.

Menos de un año después, el virus ha matado a más del doble de esa cantidad.

Las muertes en Estados Unidos por COVID-19 se aceleraron a medida que avanzaba la pandemia. La primera muerte documentada en el país ocurrió en el condado de Santa Clara, California, el 6 de febrero de 2020 y, a fines de mayo, habían muerto 100.000 personas. Se tardaron cuatro meses en registrar otras 100.000 muertes; el siguiente, unos tres meses; la siguiente, solo cinco semanas.

El virus ha llegado a todos los rincones de Estados Unidos, devastó ciudades densas y condados rurales por igual a través de oleadas que se extendieron por una y otra región.

En la ciudad de Nueva York, más de 28.000 personas han muerto a causa del virus o, aproximadamente, una de cada 295 personas. En el condado de Los Ángeles, el número de víctimas es aproximadamente una de cada 500 personas. En el condado de Lamb, Texas, donde viven 13,000 personas esparcidas en una extensión de 2.590 kilómetros cuadrados, la pérdida es una de cada 163 personas.

El virus ha arrasado hogares de ancianos y otros centros de atención a largo plazo, propagándose fácilmente entre los residentes vulnerables: representan más de 163.000 muertes, aproximadamente un tercio del total del país.

Las muertes por virus también han afectado de manera desproporcionada a los estadounidenses por motivos raciales . En general, la tasa de mortalidad de los afroamericanos con COVID-19 ha sido casi dos veces mayor que la de los estadounidenses blancos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; la tasa de mortalidad de los hispanos fue 2,3 veces mayor que la de los estadounidenses blancos. Y para los nativos americanos, fue 2,4 veces mayor.

Para el lunes, se informaron alrededor de 1.900 muertes de COVID, en promedio. En comparación con las más de 3.300 en los puntos máximos de enero, la desaceleración fue un alivio, pero los científicos dijeron que las variantes dificultan la proyección del futuro de la pandemia, y los historiadores advirtieron que no deben apartarse de la escala de las pérdidas del país.

"Habrá un impulso para exclamar: 'Miren lo bien que lo estamos haciendo'", dijo Nancy Bristow, presidenta del departamento de historia de la Universidad de Puget Sound en Tacoma, Washington, y autora de "Pandemia Americana: los mundos perdidos en la epidemia de influenza de 1918 ”. Pero advirtió contra las inclinaciones actuales de "reescribir esta historia en otra historia, de triunfo estadounidense".

/NYT




 

Newsletter