El IPLA intensificará los controles en las villas turísticas

General 23 de enero de 2021 Por Redacción
IPLA
Semrik declaró que el organismo intenta “apelar a la conciencia social".

Samuel Semrik, titular del Instituto Provincial de Lucha Contra el Alcoholismo (IPLA) explicó cuáles son las actividades que desarrolla el organismo durante la temporada turística en la provincia. Además, remarcó cuáles son las penas para quienes incumplen la ley y anticipó cómo continuará el trabajo en cuanto a controles y prevención.

“El IPLA, como todos los veranos, instala un equipo de trabajo en los valles, en este caso en El Mollar, para controlar esa zona, Tafí del Valle, Amaicha, Colalao del Valle” declaró. Agregó que “también se instala un equipo en la zona de San Pedro de Colalao, este año lo hicimos en Trancas luego de un convenio con el intendente, trabajando de manera articulada con los municipios, así que se controla Trancas, El Boyero, San Pedro de Colalao, toda la zona”. “Los equipos restantes –continuó- están en San Miguel y en el sur de la provincia, en Concepción y Alberdi haciendo el control de toda la zona de mayor afluencia”, puntualizando que “en el caso de San Miguel de Tucumán, el equipo que está en Capital hace todo lo que es el circuito chico, El Cadillal, que tiene muchísimo movimiento, Raco, Villa Nougués, San Javier, El Timbó, toda esa zona donde puede haber afluencia de veraneantes y gente que va a pasar el día a un río o a un camping, ahí estamos controlando”.

Semrik aclaró que “con controlar me refiero a las habilitaciones, que son anuales, y lógicamente la venta fuera de horario, a menores, el consumo de alcohol de manera ilegal” y se refirió a una problemática puntual, que son los servicios de delivery, que “no están legislados y que tampoco está permitida la venta fuera de horario por ellos”. En cuanto a los incumplimientos más frecuentes, el titular del IPLA explicó que “se da con mayor frecuencia la venta fuera de horario, esa es la mayor cantidad de actas y multas que se hacen durante todo el año, no solamente ahora; la venta a menores, en algunos drugstores y quioscos; y también las fiestas clandestinas, en diciembre hubo un incremento importante de este tipo de actividades, hemos realizado varias intervenciones con decomiso de los equipos de audio y de bebidas alcohólicas”.

En este último caso, Semrik apuntó que el organismo intenta “apelar a la conciencia social, a la responsabilidad social de cada uno de nosotros, y entender que la pandemia no ha pasado y que es un riesgo grande este tipo de fiestas”. Con respecto a las penas que sufren aquellos negocios que no cumplen con la normativa vigente, el interventor explicó que “por venta fuera de horario, la multa es el costo anual de la habilitación del negocio multiplicado por cinco; la venta a menores es una pena mayor, el valor de la habilitación anual multiplicado por diez”.

Finalmente, se refirió a las tareas de las próximas semanas. “Nosotros vamos a continuar todas las vacaciones en la zona de mayor afluencia de turistas, la pandemia ha generado que haya mucho mayor turismo interno, así que vamos a estar presentes ahí”, afirmó.

Te puede interesar